Laisa

Nos hemos enganchado al culebrón LOS ROLDÁN.


No seguimos la historia.
Vemos tres minutos de cada hora de serie.
No entendemos siete palabras de cada diez que dicen.
No nos hacen gracia sus chistes ni nos emocionan sus melodramas.
¿Y entonces?

Nos hemos enganchado a ...
LAISA.


Ella es grande, es tremenda, es inmensa, es...
una travestona en toda regla.


La rutina de los días entre semana viene a ser ésta: A eso de las ocho de la tarde mi TX hace un descanso en el trabajo y se viene a casa. Hacemos lo que haya que hacer (alguna compra, orden en la casa, nuestras cositas...), prepara la cena y la tomamos frente a la tele. Dependiendo de cómo le haya ido el día se queda más o menos tiempo, trastea con el ordenador, hace sus vídeos y sus animaciones 3D, busca en internet relojes aparatosos que se empeña que a mí me encantan para regalármelos por reyes y luego se vuelve a ir a trabajar. Y hasta el día siguiente.


Muy convencional, muy burgués. Pero, como decía la exministra Carmen Calvo, "es lo que hay".

Y lo que hay en la tele a esas horas es de pegarse un tiro: concursos aburridos, sitcoms (no las soporto), informativos repetidos, noticias del corazón... Así que huimos a la TDT y nos refugiamos en nuestro canal favorito: 8 MADRID.


8 Madrid te pone las películas más infames que te puedas echar a la cara, y disfrutamos con ellas como posesos. Parece que programan para satisfacer nuestro freakismo: Yo me lo paso pipa con las películas eróticas y de terror españolas de los 70 o el TX se queda embobado viendo a Daniel Boone. Para colmo, cuando ponen una peli clásica es malísima: el otro día nos tragamos un melodramón hospitalario de Barbara Stanwyck y David Niven que era puritita basura.


Y ahora, a las 20:30 horas, emiten la telenovela más cochambrosamente freak del mundo:
Los Roldán. No la seguimos, ni falta que hace, pero sólo con ver un par de escenas y los modelitos de Laisa (Florencia de la V) pasamos un rato la mar de entretenido. Ay, la rutina de las parejas.

¿Que si la recomiendo? PUES CLARO QUE NO. Pero allá tú: te pierdes a Laisa.


Blog Widget by LinkWithin