Pam, pam pam, pam papammm... Baterflaaaai

Una historia de las de toda la vida: sustituya usted a una geisha por Belén Esteban y a un marino por un torero (¿Jesulín?). Luego sacamos a la Campanario en vez de a Kate. Hacemos dos pequeños cambios y Sharpless pasa a ser Cantizano y Suzuki... María Patiño. Y para rematar la faena, al niño lo sacamos negándose a comer el pollo y lo llamamos Andreíta.

¿Qué tenemos?
La versión actualizada de la Madama Butterfly de Puccini.






Imposible no emocionarse con la historia de La Tonta Del Bote
cantada por Miss Gallardo-Domâs. Ha estado gloriosa, tanto cantando como actuando, en una de las producciones más impresionantes que se puedan hacer de esta ópera. El lunes que viene la pasan, la ponen, la echan, la hacen en la tele.

El tenor, flojillo, el barítono bien, la Suzuki cojonuda y la orquesta, ruidosa y a to trapo.

A tirar de kleenex.

Crónica un poco (tampoco tanto) más detallada, aquí.

Blog Widget by LinkWithin