Perdedores



Un día un amigo nos dijo: ¿pero vais a ese sitio? ¡Si es un bar de perdedores! Desde entonces el selecto local pasó a cambiar su nombre por el de Perdedores. Así, sin artículo ni nada. Ni-que-decir-tiene que un par de semanas después ese amigo estaba solito en Perdedores y terminó uniéndose a nuestro grupo.

Perdedores es estrecho e incómodo. Probablemente reubicado donde antes había una barra americana (esas lámparas, esa madera...), el bar es eso mismo: una larguísima barra y al fondo unas escaleritas que llevan a un mini pasillo con un cuarto oscuro de Pin y Pon que sería el antiguo guardarropa. En un extremo del bar una pantalla muestra vídeos musicales bajados de internet y en el otro extremo una moderna tele de 14" tiene una peli porno.

Gracias a esa mierda de ley antitabaco que no sirve para nada, todo el mundo fuma y se llena de humo enseguida. Como los dueños son muy apañaos, conectan el aire acondicionado / extractor sólo en caso de máxima urgencia. En momentos de gran afluencia, el sitio es muy agobiante y el tránsito imposible.

La clientela de Perdedores tiende a freakie, la edad media no sabría dónde situarla pero es elevada. La actitud es bastante amistosa: no están los habituales cara-perro. De vez en cuando aparece algún mega-grupo de fam-osas chateras que se creen divinas haciéndose notar, pero casi todo el mundo pasa de ellas. De los camareros, hay uno encantador, otros dos bastante simpáticos y el gilipollas de turno (es inevitable).

La música va desde lo comercial del momento (incluyendo las insoportables latinadas) al chochi más freak (la Terremoto, los Morancos y similares). Afortunadamente se evitan las pretenciosidades electrónicas de dj's de otros sitios similares.

¿Por qué vamos? Porque muchos damos el tipo (por fisonomía y edad), porque de tarde en tarde alguna amiga liga y porque tiene hora feliz hasta medianoche, y si llegas a Chueca-Land y te dicen que "huy, mesa para ocho, pues no sé si va a ser posible, quizás a partir de las once y mediaaaa" (póngase voz de Melissa Hindell) siempre puedes llegar al restaurante con un par de gintonics previos por 5 eypos, lo cual no está mal.

Siempre lo ponemos a parir, pero Perdedores es un local recurrente y tarde o temprano acabamos volviendo.

Ah, el sitio se hace llamar The Paso y está pegado a Vázquez de Mella.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin