6 pelis WTF y una montaña de plancha

 
Hay findes de no parar, como este último (con el colofón de tener 40 personas en casa "a la vez" -y todos vestidos-) y otros de auténtico tedio, como fue el anterior.

Esta entrada de blog tendría que haber tenido lugar hace una semana, pero estaba demasiado ocupado con los relatos de Maspalomas, sorry. Podría haberla dejado para más adelante pero, joder, no puedo quedarme sin comentar un par de cosas.

Como es sobradamente conocido, yo plancho en bolas, en pelota picada, a culo pajarero, desnudo, vamos. Aprovecho el día impar del fin de semana, en el que Tx sale a trabajar, para despelotarme, bajarme la tabla de la plancha, la montaña de ropa y entretenerme durante un par de horas realizando las tareas propias de mi sexo, para lo cual me suelo amenizar con un dvd. Este dvd (nosotros no tenemos Blu-Ray) suele ser de ópera, que no requiere demasiada atención visual y así no quemo la lencería íntima.


Pero ese finde ocurrieron dos cosas:

1. El acceso al dvd era cuasi imposible debido a elementos decorativos ocasionales.
2. ¿Un par de horas en bolas en noviembre y con un frío que pelaba? ¡Los cojones!

Con lo cual me puse en plan Chenoa, con mi chándal de felpa, y tiré de cosas que tenía semiolvidadas en discos duros. Con esto quito todo el morbo del despelote (que era sólo para generar atención) y he rellenado un montón de párrafos de espacio internáutico para no haber dicho absolutamente nada y haber puesto dos fotos de tíos sin camiseta.

A lo que vamos: las pelis de la plancha.

La primera: All Cheerleaders Die (Todas las animadoras mueren).


No hay derecho.
Uno se baja una peli con ese título y espera ver carne joven de animadora y de jugador de fútbol americano siendo despedazada por el psicópata de turno que al final resulta ser la vieja profesora de gimnasia o el amargado conserje del instituto. Y disfrutar a carcajada limpia con las burradas que pasan.
Pues no.
De slasher nada.
All Cheerleaders die es un remix chapucero de ocultismo, zombis, Fx generados caseramente con el Adobe AfterEffects, peli de instituto, homosexualidad y el "Con estas manitas y mis abalorios" de FEBER. Así, todo junto.
¿Carne? Poca. De chica, casi nada. Y de tíos menos aún.
¿Humor? Cero. Un par de golpes: con el que empieza la peli y el personaje de la rubia, que es total.
¿Sustos? Ah sí, hay uno en el último segundo.
¿Pretenciosidad? Toda. Los momentos "mis abalorios" son de una pretendida profundidad que aburren.

Y, sin embargo... ¡se deja ver!
¿Por qué?
- Porque da palo acercarse desde la plancha hasta el ordenador para quitarla.
- Porque el guión da tantas vueltas que hasta entretiene.
- Porque tampoco es necesario prestarle mucha atención.
- Porque soy un freak.

Así que, nenas... TODAS LAS ANIMADORAS MUEREN.


¿Pero qué ocurrió?
Pues que la montaña de plancha era tal que sólo con las animadoras no me dio tiempo.
Había que poner otra peli.

Y tocó la segunda: Stella Cadente


¿Por qué?
Porque había leído recomendaciones en estos blogs de actualidad gay que uno de vez en cuando visualiza.
Por las advertencias negativas de un amigo cinéfilo, que se traga todo. (Si a la calva no le gusta, seguro que a mí sí).
Por el personaje de Amadeo de Saboya, que se estudiaba siempre en Historia en EGB y BUP pero como un parrafito mínimo.

¿Y el resultado?
¡MENUDA BAZOFIA!
Cineasta mariquita que quiere ser Visconti consigue una subvención de la Generalitat para rodar en un museo y un castillo a condición de hacerlo en catalán, se alquila dos trajes en Cornejo y da rienda suelta a sus delirios pseudoartísticos.

Pretende filmar una cosa parecida a Ludwig y no llega ni a Isabel, vamos.

Es que hay escenas que lo dicen todo: vemos un espejo, aparece la cara del rey reflejada, huele una rosa, sigue adelante, volvemos a ver el espejo como al principio. Y cosas así.

¿Rigor histórico? Gracias a esta película sabremos que Amadeo de Saboya fue un rey revolucionario, avanzadísimo para su tiempo, preocupado por su pueblo, favorecedor de las identidades nacionales catalana y vasca, que intentó limitar el poder de la Iglesia... Vamos, el rey perfecto. Ideal de la muerte. Qué pena que durara tan poco, ¿no?

¿Mariconismo? Pues sí, lo hay. Y no viene nada a cuento. Pero bueno, sirve para mostrar un par de desnudos y que haya sexo.

Y luego tiene unos cuantos anacronismos musicales. El primero, que suene "Un bel di vedremo" (de Madama Butterfly) como música de fondo, cuando es una ópera que se estrenó unos treinta años después de los hechos que se relatan. Y hacia el final de la peli hay un número musical con el "Comment te dire adieu" de Françoise Hardy. ¡Oh qué atrevimiento!

Es una película tan demenciada que por no ser no es ni graciosa.
Me imagino que todos su amigos le dirán al director que ha hecho una obra buenísima pero, francamente, querida, es un truño.

Y afortunadamente terminé la plancha antes de la película, así que los últimos minutos los terminé a velocidad x4.

Es una película muy recomendable para ponerle a amigas maricultas remilgadas que vienen a tomar té con pastas a casa. 


Y hasta aquí las pelis de plancha.

Y me dirás tú : si en el título pone 6.
Pero no me dirás nada porque ni te habías fijado.
Y te cuento yo: pone 6 porque ese mismo finde NO SALIMOS DE CASA. Bueno, salvo acercarnos al gimnasio el sábado una mañana, o sea, a 200 metros. Y para amenizar la velada del sábado... nos tragamos otras dos pelis.

Otras dos pelis WTF porque venían recomendadísimas por amigos / conocidos / familiares... y que nos dejaron con el morro torcido.

El amanecer del planeta de los simios.

 
A ver, no es mala. Tiene progresión dramática. Está muy bien hecha... pero nos dejó que ni fu ni fa. Como que ni es de acción, ni de guerra, ni de ciencia ficción... Mucho mejor la anterior. Pero vamos, es bastante aceptable.



Guardianes de la Galaxia.


Y no me vengas con que a mí no me gustan los cómics ni los superhéroes, que es verdad.
Pero es que ésta venía TANNNN recomendada.
Y me pareció TANNNN basura.
Esas gracias en el guión que parecen escritas por un niño de EGB.
Verdaderamente me voy a tener que pasar al cine indupakistaní, me temo.
Sí, vale, el prota es muy mono.



Hala, ya llevamos 4 pelis de 6.

La quinta fue una semana más tarde:

Drácula, la leyenda jamás contada.


Coge esa manía que tienen ahora en Hollywood de hacer que los malvados sean buenos que se hacen malos por culpa de las circunstancias, métele tres o cuatro situaciones previsibles pero efectivas, ponle estética Juego de Tronos (y un par de actores de la serie también), efectos especiales, un prota mono pero sin pasarse, un personaje atormentado y hala, tienes una peli de consumo fácil, ligero, que se deja ver y es vistosa.
Muy Val Helsing pero sin tanto desmadre.
Para olvidar al momento, pero por lo menos no para decir "apaga y vámonos".


Y la sexta, yo solito frente al PC.
Cruising, de William Friedkin, con Al Pacino.
 


Una revisión.
Porque esta peli la vi allá a mediados de los 80, en algún cinestudio de esos de sesión continua que había en Madrid, en los que te ponían 2 y hasta 3 pelis en una tarde, que se repetían en dos sesiones y podías entrar a cualquier hora y sentarte donde quisieras.
Ya se que esto suena muy a historias de la abuela mocho, pero para los jóvenes de aquella época, sin vídeos ni descargas ni leches, era la manera de ver cine que no fuera de estreno absoluto. Y se llenaban, digo.

Además, para un jovencito quinceañero con, digamos, algunas dudas sobre su identidad sexual, era la única manera de ver de estranjis una película de temática gay.

Cruising va de un policía infiltrado en el ambiente gay leather de Nueva York para investigar unos asesinatos. El prota es Al Pacino, que a mí nunca me ha provocado morbo alguno, pero hay que reconocer que da el tipo tanto físico como actoralmente.


Destacaría de esta peli tres aspectos:

1. La historia policiaca en sí. Trivial, ligeramente morbosa y con una resolución de esas de chiripa.

2. La parte psicológica. La evolución a lo largo de la peli del personaje del policía (fantástico el final). Y la parte del asesino (que entra en los convencionalismos de la época sobre personajes de mariquitas -y no es ningún espoiler-).

3. La ambientación. Me ha parecido muy curiosa. Gran parte transcurre en bares sórdidos donde se ven gorras de cuero, arneses, donde se está bailando al lado de gente follando, muy ambiente gay de la época pre-sida. Quizás un poco idealizado, pero tampoco lo puedo decir porque ni lo conocí ni sé de nadie que se paseara por NYC en aquella época.


Lo que me parece curioso es que esta imagen de bares gays (la peli es de 1980) pronto quedaría totalmente anacrónica: la irrupción salvaje del sida y la creciente visibilidad gay haría que la imagen que se diera del ambiente (y de la homosexualidad) durante las dos décadas siguientes fuera bastante diferente: pasamos a ser pijos, ricos, en busca del amor y a movernos en lugares tremendamente fashion. De hecho, a mediados de los 90 los bares del tipo de los que se presentan en Cruising eran minoría, y casi daba miedo entrar.

Sin embargo, unos cuantos añitos después yo diría que han vuelto a proliferar este tipo de locales y que la imagen de la vida gay que se da en Cruising es más creíble ahora de lo que podía ser hace 10/15 años.  No sé, es una impresión mía. El guión no, desde luego, sigue pareciéndome muy setentero.



Hace un año y pico salió la película Interior Leather Bar, de James Franco, en plan documental/falso documental, que teóricamente va sobre el metraje que William Friedkin tuvo que eliminar de Cruising para que pudiera ser distribuida y proyectada. Bueno, es una excusa para un par de comeduras de tarro y unas pocas escenas de sexo explícito que no vienen a cuento. Prescindible.

Los colectivos gays se pusieron de uñas contra Cruising por los estereotipos maricas y por la imagen que se daba. Recomiendo ver esta película con curiosidad arqueológica y social. Seguro que hay varios ensayos sobre ella infinitamente concienzudos, pero ni éste es lugar para ello ni yo doy más de sí. El DVD tiene un par de documentales (subitulados, tranqui) que revelan muchas curiosidades. Creo que es una peli que hay que ver. Es historia gay.


Blog Widget by LinkWithin