Vuelve Jeff Stryker

 

¿Qué? Hace mucho que no hablaba de porno en este blog, ¿eh?

Pues hoy te vengo a hablar de Jeff Stryker, la primera "superestrella" del porno gay. Sí, hubo otros famosos antes, pero megaconocido y con difuisón mundial, él. 


Jeff empezó a rodar en 1985, en la era dorada del VHS y los videoclubs, películas gays, hetero y bisexuales, vamos, que el chico le daba a todo.

Se caracterizaba por su boquita de piñon, sus ojos de pez, su cuerpo musculado y sin un solo pelo y su peinado: ese flequillo fijado con espuma con raya al lado. 


¿Se me olvida algo? Ah, sí, claro, su pollón de 27 centímetros, que fue lo que le hizo famoso. Su réplica en plexiglás, el consolador "Jeff Stryker" fue todo un éxito de ventas.

Si hasta sacaron un muñequito Jeff Stryker, que era como los Billy aquellos tan exitosos (el Ken de la Barbie con polla, vamos) pero articulado: ¡se empalmaba!


En sus películas siempre era activo y hacía de machirulo diciendo tacos sin parar en plan dominante. Sólo en una de las últimas chupó algo, pero tan leve y chapuceramente que no tiene mayor interés.


Era curioso, cada vez que le preguntabas a alguien si le gustaba Jeff Stryker todos decían que no, que les causaba repelús, que si la voz, que si la carita de muñeca, que si el pelo, que si blablabá, pero todo sabíamos quién era y quien más quien menos tenía alguna película suya escondida en el cajón de los calcetines. (Sí, bonita, que meter un vídeo en un ordenador de 100 megas de disco duro anda que no era una risa).

A partir de los 90 fue limitando sus películas e intentando pasarse al cine comercial no porno, con el resultado que te puedes imaginar. Su última incursión en el porno, según imdb, es de 1997. Los tiempos cambiaban, los gustos cambiaban, había llegado el DVD y estábamos en plena efervescencia de los pornstar inflados y clembuterolados que habían dejado atrás a los maquillados y cardados modelos ochenteros. Falcon le quitaba el puesto a Catalina, básicamente, y estaban ya emergiendo TitanMen y RagingStallion con sus macho men peludos.


Con el cambio de siglo Jeff, más que entrado en la treintena... se esfumó. Se conocen de él intentos de actuar en teatro, de convertirse en cantante... y fue noticia por la agresión que sufrió su hijo en el colegio, pero de su pasado mariconeril no se volvió a saber... hasta ahora.

Señores, con 50 años cumplidos, ¡Vuelve Jeff Stryker!
Y lo hace en una serie de actuaciones a cuerpo descubierto y polla suelta en diversos teatros del panorama estadounidense. ¿Qué es lo que hará? Pues ni idea, pero el cartel no da lugar a malentendidos, desde luego.



Y se ve que no está muy bien de ahorrillos, porque también se ha creado un perfil en rentboy.com (el telechapero internacional) pero ah, picaruelo, quitándose años y poniéndolo muy clarito: sólo está disponible para cenas, algunas comidas y, en caso de que el tipo no sea un tarado, masajes. Porque whacko es pirado, ¿no? Vamos, que se deja invitar a comer y a cenar y, si tienes suert y dinero, te toquetea un poco. Me imagino que sus clientes serán antiguos pajilleros nostálgicos.

No me voy a meter con el aspecto de Jeff porque oye, allá cada uno con sus gustos pero... joder, Jeff... ¡ese pelo! ese teñido con Lady Grecian -la colonia Carmela de toda la vida, según mi madre-, cojostio, un poco más de variedad, unas mechitas, un Garnier, pero todo del mismo colorrrrr... canta mucho.


Y sabes, si estás por los EEIUEUU en noviembre, acércate al teatro, que es cultura.


Y en la entrada de hoy, casi todas las fotos tienen sorpresa, así que clic clic clic clic.


Blog Widget by LinkWithin